manolitoEn plenas Navidades, Manolito, uno de los acogidos más entrañables y carismáticos de la Casa de Sevilla (Regina Mundi), dejaba esta vida para entrar en el cielo para siempre. Fernando Bueno, religioso de los SSCC le ha escrito una carta de despedida que representa los sentimientos de muchos voluntarios y de toda la casa, que le han podido conocer. Dice así:

 "Querido Manolito, Ya hace una semana que nos dejaste y te fuiste con nuestro Señor. Una semana en la que el recuerdo de tu imagen ha sido nuestro compañero de camino, en donde el hueco que dejabas en el corazón se llenaba de emociones y sentimientos, y en donde tu presencia en la oración acrecentaba nuestra esperanza. Hoy, después de rezar, y hacerte presente en ella, no puedo dejar de escribirte esta carta que sé que la leerás.

El primer día que fui a Regina, hace ya 15 años, la primera persona que me acogió y me recibió fuiste tu. A lo mejor no te acuerdas. Iba muy nervioso, pero no pasaba nada porque tu sonrisa y tu alegría coloreó mis nervios y miedos. Ahí está mi primer gracias hacia ti: por tu constante alegría, una alegría presente en todo momento, siempre presente, nunca faltaba...ni siquiera cuando estabas malo o enfermo. En tus últimas horas, cuando la vida se iba apagando, fuiste capaz de salir de tu dolor y abrazarme con una tierna e inolvidable sonrisa. Gracias por tu alegría y por hacerme comprender que la sonrisa es Palabra de Dios.manolito2 Si pienso en ti recuerdo cómo nos cogías la mano para recibirnos, cómo siempre tenías paciencia con nosotros, cómo esperabas a todo el mundo en la terraza, cómo llamabas a la comida, cómo preguntabas por cosas sencillas, cómo nos decías lo mucho que sabíamos, cómo nos mirabas con ternura... Y, claro, me acuerdo inmediatamente que los sencillos, los misericordiosos, los que sufren, los humildes de corazón...todos ellos son bienaventurados porque verán a Dios. Con tu modo de ser me has enseñado a valorar las cosas sencillas, las cosas que no se ven, lo que de verdad importa, lo que Dios valora... Y estoy convencido que ahora se cumplirá la segunda parte de la bienaventuranza, ahora verás a Dios, ahora estarás con Él. Y qué suerte tiene de tenerte a su lado.

manolito3Manolito te echaré de menos, te echaré mucho de menos. Y estoy seguro que algún día nos volveremos a ver, algún día podremos sentarnos y volveré a agradecerte todo lo que has hecho por mí. Y sé que tú, con una simple sonrisa, con cogerme la mano...me volverás a recordar que lo verdaderamente importante es invisible a los ojos, que el amor sigue siendo eterno y que la alegría tiene el poder de transformar el corazón. Pídele al Padre por las hermanas de la Institución...y si te acuerda pídele también por mí. Hasta que nos volvamos a ver te llevo como sello en mi corazón.

Gracias infinitas por toda tu vida.

Un abrazo enorme de un voluntario que te quiere".

Fernando Bueno ss.cc.