cimg7329La Casa de Cochabamba, inaugurada hace ya tres años, funciona a pleno rendimiento, llena de niños. Los acogidos son niños y jóvenes que viven en la casa comprenden edades desde muy pequeños hasta jóvenes. Algunos de los más pequeños ya han aprendido a rezar e incluso a benedecir la mesa antes de empezar a comer, y cada día acuden a la "escuelita"de casa en donde algunos de los más mayores ayudan y enseñan a los más pequeños. Entre ellos también se ayudan y algunos dan de comer a los que no pueden hacerlo por sí mismos.