marthitaTras obtener los permisos necesarios, las hermanas de la nueva Casa de Cochabamba acogieron el pasado 23 de febrero a la primera acogida, Marta, una joven de 20 años. Ella misma nos cuenta su historia y cómo llegó al Hogar del Sagrado Corazón de Jesús, la Casa que la Institución Benéfica inauguró en Cochabamba hace tan sólo dos años, en la Festividad de San José. Este es su testimonio:

"Hola, tengo mucho gusto en compartir un poco de mi historia con ustedes ya que fui la primera en estrenar la casa de la Institución en Cochabamba.
Soy Martha Condori Patzi (Mati), nací el 18 de noviembre de 1992 en Janko Corral, cerca de un centro minero en Cochabamba; mi familia está compuesta de mis padres y 7 hermanos pero dos estamos enfermos. Mi hermanito Damián que padece la misma enfermedad que yo.

Tengo una enfermedad que los médicos diagnosticaron como Polineuropatía Degenerativa Congénita, que empezó a manifestarse a mis dos años con heridas que se infectaban y no podían sancuando ingresaban por la puerta principalar con ningún tratamiento. Cerca de mi pueblo había un internado dirigido por las religiosas de Jesús María, y mis papás creyeron que podría estudiar allí, pero pronto las hermanas se percataron de mi mal y se compadecieron de nosotros, que éramos familia numerosa y de escasos recursos. Ellas me llevaron a la Casa que tienen en Cochabamba y me educaron, fui a la escuela y terminé el bachillerato bajo su cuidado constante. Pero mientras tanto, mi mal no se detuvo y se manifestó muchísimas veces en heridas que terminaban en operación; me hicieron todo tipo de tratamientos pero poco a poco me fueron amputando primero algunos dedos y luego el miembro inferior derecho por debajo de la rodilla y en junio de 2011, el pie izquierdo por encima del tobillo.

Me costó mucho aceptar el rumbo que tomaba mi vida, aún me cuesta pero Dios siempre me mandó a los ángeles para ayudarme. Como ya soy una persona con discapacidad necesité mucha ayuda para hacer algo y las religiosas de Jesús María decidieron con pena que era hora de regresar con mi familia. ¡Fueron cerca de 13 años que viví con ellas! Así regresé con mi familia, pero enfermé de nuevo y con una nueva intensidad, justo antes de empezar el trabajo de mi independencia o eso creía yo. Pero necesitaba curaciones médicas cada día para que las heridas no infectaran mi hueso; mi familia me apoyó hasta donde pudo pero había cosas que no podían mejorar.

dsc00088Sentí que la vida me estaba golpeando mucho y quería pedirle al Señor que me llamara pronto, total ya me estaba quedando totalmente inútil y fuera de terreno. Pero entonces apareció el Hogar del Sagrado Corazón de Jesús como una isla en el mar; Madre Begoña tiene un corazón más grande que ella misma...
Ingresé al Hogar el jueves 23 de febrero de 2012 y conocí a mi nueva familia: Hna. Begoña, H. Daysi, Carmen y Briseida, ellas me acogieron y se encargaron de acogerme y de hacerme sentir en casa. Dios las bendiga.
Ahora mis heridas empiezan a sanar. En esta casa encontré de nuevo a Dios.
No hace mucho que vine aquí y ya tengo el honor de conocer a la Madre General, H. Conchi. Qué lindas son, siento un cariño muy grande por todas. Si es que alguna vez alguien duda de la existencia de Dios, decirles personalmente ellas son el recordatorio perfecto del Amor Divino, puesto que lo viven con entusiasmo y alegría.

Bueno creo, creo que me extendí un poco. Que Dios les bendiga en abundancia ay les proteja de todo mal.
Un abrazo fuerte y cariñoso a las que conforman esta obra caritativa con los más necesitados.
Felices Pascuas.
Maty."