Cuando uno viaja, siempre lo hace por algún motivo o con alguna intención: ver algún familiar, vivir nuevas experiencias, descubrir otras culturas, buscarse a uno mismo, conocer a gente nueva y un sin fin de razones más. Yo sin embargo tome el tren hacia Sevilla con mi amiga Lucia sin tener  una expectativa clara, pero sin duda sabiendo que estaba siendo guiada por Dios y que él me llevaba a un lugar donde le sentiría más cerca que nunca.

El pasado 8 de junio, fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, la Institución celebraba su día grande. En Bolivia, Mª Isabel Choque, joven novicia en Cochabamba hacía sus Primeros Votos. La Profesión tuvo lugar durante la Eucaristía. La Hna. Begoñña Gutiérrez, superiora de Cochabamba recibía los Votos en representación de la Hna. Concepción Fernández, superiora general, que no pudo asistir personalmente. Tras la Eucaristía, se celebró al estilo boliviano en donde todos los niños acogidos se vistieron con los trajes típicos.

Ayer celebramos la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús en todas las Casas de la Institución. Acompañaron a los acogidos y hermanas multitud de voluntarios y colaboradores. En la Casa de Granada la celebración fue presidida por el Padre Juan Crespo, salesiano, y concelebraron P. Héctor, Misionero Comboniano y D. Antonio Rodríguez Carmona. Tras la Eucaristía, se compartió unos aperitivos con todos, y se animó la fiesta con bailes por sevillanas.

El domingo pasado, tras la Eucaristia del Corpus Christi, los acogidos de la Casa del Sagrado Corazón de Granada, acompañaron al Santísimo en procesión por los jardines de la Casa, arrojándole pétalos a su paso. El Señor regaló un día precioso de primavera y todos rezaron con devoción al Señor. Por la tarde se celebró la feria en casa para que pudieran participar todos los acogidos, vistiéndose de flamenca y con aperitivos como en la feria.

El mes pasado nos dejó "Maruja", la primera acogida de la Casa de Albacete. Tras estar ingresada en el hospital unos días, falleció en la Casa del Sagrado Corazón de Jesús de Albacete. Fueron 54 años los que Maruja compartió y vivió en la Casa, pues el día de la inauguración de la misma en 1964, Maruja ya estaba acogida. Desde su silla de rueda, Maruja ha participado de todos los acontecimientos de la casa y ha viajado en numerosas ocasiones a Lourdes como peregrina para ver a la Virgen. Era la inocencia y amiga de todos. Ahora goza ya de la presencia de Dios.

Hermanas, acogidos y voluntarios más cercanos de la Casa de Granada, han podido vivir la Semana Grande del cristiano con devoción, y al mismo tiempo, con cercanía. Los oficios han estado presididos por el P. Rafael, Misionero Comboniano, que no escatimó ni tiempo ni ilusiones en preparar cada detalle. este año pudieron contar en la casa con proyecciones de video que ilustraban y enriquecían la liturgia en momentos significativos.