Elena es otra de los jóvenes que ha participado en el campo de trabajo de la Casa de Almería, junto a otros compaeros del colegio Safa. Este es su testimonio: "En mi experiencia en el Hogar de Nazaret, he experimentado lo importante que es el cariño, como un abrazo y un beso puede sacarle una sonrisa a alguien. También que todo se puede lograr con voluntad y ganas, es de admirar el trabajo que hacen allí las hermanas diariamente, como se preocupan por todos y cuando digo todos no me refiero solo a los internos sino por todos los necesitados, por los que trabajan allí y por nosotros, siempre tienen grandes detalles.

Jamás pude imaginar que un trabajo así aportara tanto. Esta experiencia me ha marcado mucho y me ha enseñado una realidad de la que apenas conocía. No era mi primera opción, pero ha sido la más acertada, supongo que realmente Dios me ha enviado allí. Me he sentido como en mi propia casa, ya que las hermanas como los acogidos nos han recibido con los brazos abiertos.

Elena