La Institución se empleará en obras de caridad directamente con las personas más necesitadas y abandonadas. Atenderá a enfermos crónicos, discapacitados, niños y adultos de cualquier nacionalidad. Nota característica será siempre tratarse de personas enfermas, pobres y necesitadas.

En nuestras casas ofrecemos una atención integral, con el cuidado directo de las hermanas, personal contratado y voluntarios, viviendo un ambiente familiar, caracterizado por el espíritu de nuestro carisma. De confianza absoluta en el Sagrado Corazón de Jesús, signo en la Iglesia del amor de Dios.